King!

King!

viernes, 26 de junio de 2015

El Humanitario olvidado. Por el Dr. Patrick Treacy / Humanitarian forgotten. By Dr. Patrick Treacy


El doctor Patrick Treacy, especialista en cirugía plástica con clínica en Dublín, conoció a Michael Jackson durante su estancia en Irlanda entre los años 2006-2007. A partir de una relación profesional creció una amistad personal.


El Michael que Conocí…



“Conocí a Michael cuando estaba viviendo en Irlanda, entre 2006 y 2007,” cuenta Treacy. Michael se puso en contacto con él con la esperanza de que pudiera ayudarle con sus problemas dermatológicos. A partir de esa relación profesional médico-paciente floreció una relación de amistad también.

“Enseguida se puso en evidencia que compartíamos ideales humanitarios y un amor por África, de hecho, sus primeras palabras al conocernos fueron, ‘Gracias por todo lo que estás haciendo por la gente de África.’
“Me quedé sorprendido cuando sacó una vieja revista de su bolsillo en la que había un artículo que yo había escrito en 1992 sobre mis experiencias a través de los pueblos vacíos en mi ruta por África. Lo había titulado, ‘El silencio de la Sabana’. Informaba sobre mis viajes desde Kenia hasta Tanzania y Zambia en ruta hacia Suráfrica, a donde iba a trabajar como médico.”


“Los atardeceres en Kenia son encantadores. Es entonces cuando el sol toma un color rojo profundo antes de ocultarse, y las mujeres descalzas vestidas con sus vaporosos kangas agitan una luz cuando nos ven en su camino a casa por la noche. Mientras cae la tarde, el amplio aro del sol hundido derrama ríos de color púrpura en el horizonte y nos envuelven las siluetas de las acacias en las laderas. Esta es la magia constante en el paisaje de África, y es la señal de que hemos viajado suficientemente por este día. Buscamos entre los arbustos algún claro para asentar nuestro campamento. En la lejanía escuchamos los ladridos de algún perro que perturban la quietud del atardecer… más tarde, atravesamos muchos pueblos vacíos, tiendas abandonadas y cabañas vacías que son el testamento del poder destructivo de la plaga cuyo sendero seguimos. Hay tanto misterio en estas aldeas vacías, y en los inquietos vientos que agitan los prados de la sabana escucho expectante para intentar oír el ruido de un ladrido o las voces de los niños jugando en la distancia… pero no llega ningún sonido.”
 
‘Sabes, lloré cuando leí esto, debemos hacer algo juntos por esta gente de África.’ dijo Michael con genuina compasión en su voz, y empezamos a planear un concierto en Ruanda.”

“Michael era profundamente cristiano y creía que los actos de caridad debían ser privados, se consideraban una virtud solo si no eran hechos para que otros los admiren.”

Aparte de su compartida pasión por el humanitarismo, Treacy consideraba a Michael un amigo. “Conocí a Michael como amigo. La amistad consiste en honestidad, apoyar en momentos de crisis y de éxitos, ser atento y flexible”, pero sobre todo, entre ellos había confianza, dice Treacy.

  
“Michael esperaba confianza y respeto debido a su inherente bondad, pero no siempre las consiguió de la gente en reciprocidad.”
En palabras de Treacy para describir su personalidad, “Michael era de esa clase de personas que posponen la consecución de su propia felicidad con la intención de poder aliviar antes el sufrimiento de los demás.”

“He sido afortunado de conocer a unos cuantos visionarios, Nelson Mandela, La madre Teresa, Bono, John Lennon y Michael Jackson. Cada uno de ellos motivado por un gran sentido de la compasión. Pero Michael Jackson llegó más allá. Su trabajo artístico portaba un mensaje espiritual por todas las injusticias de la raza humana… por ese racismo, desigualdad, enfermedad, hambre y corrupción. Para mí, eso es lo que encarnaba Michael Jackson, el amigo.”

“Poca gente recuerda que donó todo el dinero obtenido por la canción ‘Man In The Mirror’ a obras benéficas. Que todos los beneficios del Victory Tour -5 millones de dólares- los donó a la caridad. Que escribió la canción ‘We Are The World’ junto con Lionel Richie y todos los beneficios obtenidos por la venta del single fueron para ayudar a los países necesitados de África”.

Los medios jugaron un papel esencial en la mala interpretación que hicieron sobre quien era Michael realmente.

Esto fue lo que hizo que el propio Treacy quisiera proteger a Michael de lo que podría haber sido mal entendido por el público y la prensa no siendo otra cosa que la noble intención que era por parte de Michael:

Michael quiso visitar en un hospital de Dublín a unos niños que habían sufrido quemaduras en un ataque reciente.



Anécdotas:


Ponlo en mi cuenta


Cuando Michael iba a la clínica solía llenarse los bolsillos con algunos de nuestros mejores productos cosméticos. Podían costar más de $ 200 cada uno, aunque no los estaba robando, tan solo era su forma de ser. Un día lo pillé tímidamente saliendo de la sala donde guardábamos los suministros y le dije: ¿Qué has cogido?

Sacó unos frascos de Nicholas Perricone, Agera y Matriskin y los puso juntos en el mostrador.

“¡Bueno, desde luego tienes buen gusto!” Le repliqué. “¡Pero no vas a dejar nada para las demás señoras!”

“Lo siento Patrick”, dijo traviesamente…. “¡¡Ponlos en mi cuenta!!”


De tal padre, tal hijo


Algunas noches después estaba en casa de Michael. Fue unas noches antes de los World Music Awards 2006, a mediados de noviembre. Estaba preocupado porque el evento se iba a televisar en 160 países y también porque se iba a encontrar con la reina.

Estuvimos hablando hasta que se hizo tarde y fui a buscar mi chaqueta. Era un regalo de mi madre recientemente fallecida. Después de buscarla durante un rato la encontramos encima de Blanket, que se había quedado dormido en el sofá. Michael fue a recogerla.

“Blanket se había tapado con ella” dijo Michael.

Le miré al estilo Sherlock Holmes pensando si habría dejado la chaqueta en el sofá cuando entré y Michael, leyéndome el pensamiento, me contestó rápidamente imitando el acento irlandés:

“¡Seguro, se parece a su padre!”

**
 

“Michael tenía una capacidad infinita para sorprenderte con su honestidad y su visión de la vida”.


-Patrick Treacy





 ***



Hermosas palabras para con Michael no creen?

                                          
¡¡Gracias por leer!! Espero que hayas disfrutado de la publicación.
 


2 comentarios:

  1. Si si era un racista. No quería ser negro y se cambiaba la piel. Claro por eso ayudaba tanto a su raza. ¡ Es que me enervo!
    Bueno comprendamos a los tabloides solo quieren ganar dinero mintiendo y además cada vez que salen de sus casas de dejan los cerebros allí olvidados. ¡ Total tampoco los usan para nada interesante!

    ResponderEliminar
  2. Las mentiras tiene patas cortas las verdades corren maratones. Yo por mi parte todo lo negativo sobre MJ que escriben ni leo ya estoy cansada de ver estupideces creadas por la prensa amarillista, tienes razón no tienen cerebro.

    ResponderEliminar