King!

King!

lunes, 8 de junio de 2015

Artículo: Influencia incomparable de Michael Jackson / Article: unparalleled influence Michael Jackson



Ningún artista tuvo un impacto más profundo en el siglo XX que el Rey del Pop, ni Faulkner, ni Picasso, ni siquiera Elvis Presley.



HAMPTON STEVENS JUN 24, 2010


Épico

Michael Jackson fue el artista más influyente del siglo XX. Esto puede sonar chocante para los oídos sofisticados. Jackson, después de todo, sólo era una estrella del pop. ¿Qué pasa con los grandes escritores del siglo como Fitzgerald y Faulkner? ¿Qué pasa con los artistas visuales, como Picasso y Dalí o los maestros del cine desde Chaplin a Kubrick? Incluso entre los músicos influyentes, Michael importa más que los Beatles? ¿Qué pasa con Louis Armstrong, que inventó el jazz, o Frank Sinatra, quien lo reinventó para la gente blanca? O Elvis Presley, que hizo lo mismo con el blues y el gospel, fundando el rock en el proceso? Michael Jackson es más grande que Elvis? Por un largo trecho.

En primer lugar, no hay duda de que los músicos en el siglo XX tuvieron mucho más impacto cultural que cualquier otro tipo de artista. No hay tal cosa, por ejemplo, como un pintor del siglo XX que es más famoso que un artista como Sinatra. No hay cineastas o estrellas de cine que tuvieron más influencia cultural que Los Beatles, y no hay escritores del siglo XX que tocaron más vidas que Elvis. Considere que miles de seres humanos, desde Bangkok a Brasil, se ganan la vida haciéndose pasar por Elvis Presley. ¿Cuándo fue la última vez que vio una buena impresión de Picasso? Incluso Elvis, sin embargo, se ve ensombrecido por la carrera de Jackson.

En primer lugar, con la posible excepción de Prince y Sammy Davis Jr., Michael Jackson, simplemente tenía más talento en bruto como artista que cualquiera de sus compañeros. Pero el Rey del Pop reina como artista del siglo no sólo por su excepcional talento, sino porque era capaz de empaquetar ese talento en una forma totalmente nueva. Tanto en su forma y contenido, Jackson simplemente hizo lo que nadie había hecho antes.

Louis Armstrong, por ejemplo, aprendió música como intérprete en directo y adaptó su arte para los discos y la radio. Sinatra y Elvis también actuaban básicamente en vivo e hicieron discos, en última instancia, ampliaron ese personaje del escenario en otros medios de comunicación a través de la pura fuerza de su carisma. Los Beatles eran un híbrido; una gran banda en vivo que se hizo popular por la radio y la TV, forzados por su propia fama a convertirse en los primeros grandes artistas de estudio de rock.

Jackson, sin embargo, era algo completamente distinto. Algo nuevo. Obviamente, él hizo grandes discos, por lo general con la ayuda de Quincy Jones. La influencia musical de Jackson en los artistas posteriores es simplemente inevitable, de sus seguidores inmediatos como Madonna y Bobby Brown, a las estrellas posteriores como Usher y Justin Timberlake.

Ciertamente, Jackson también podría electrificar una audiencia en vivo. Su verdadero "lienzo", sin embargo, fue siempre la pantalla de vídeo. Por encima de todo, él era el primer gran animador televisivo. Desde su niñez en los Jackson 5, pasando por el especial del 25 aniversario de Motown, a la última triste noticia sensacionalista, Jackson vivió y murió por televisión. Nació en 1958, fue parte de la primera generación de estadounidenses que nunca conoció un mundo sin televisión. Y Jackson no solamente creció con la TV. Creció en ella. El estrellato infantil, la gran bendición y maldición de su vida, le permitió internalizar las convenciones del medio y ver su potencial de una manera que ningún artista anterior posiblemente pudo.

El resultado, como lo ejemplifican los videos de "Thriller", "Billie Jean" y "Beat It", fue algo más que el gran arte. Era una nueva forma de arte. Jackson dio vuelta el bajo presupuesto, las discográficas harían videoclips promocionales para promover un hit en un nivel de arte, un nuevo género que combinó todas las formas de medios de comunicación del siglo XX: el video musical. Era cinematográfico, pero no es una película. Había elementos de la presentación en vivo, pero no era nada como un concierto. Una mezcla perfecta de canto y danza que no era cursi como Broadway, en la televisión, pero tremendamente diferente de cualquier cosa que la gente había visto nunca en una pantalla.

La sabiduría convencional tantas veces repetida de que los vídeos de Jackson hicieron MTV, por lo que "cambió la industria de la música" es una verdad a medias. Es más como que la industria musical se expandió hasta abarcar el talento de Jackson y se encogió de nuevo sin él. Los videos no importaban antes de Michael, y ellos dejaron de importar casi al momento cultural preciso en que dejó de producir gran trabajo. Su último clip relevante "Black or White", era esencialmente el canto del cisne del género. Liderados por Nirvana y Pearl Jam, la próxima ola de estrellas del pop odiaba hacer videos, veían todo el formato y el canal que lo emitía, como herramientas de rock corporativa.

El mayor impacto del video musical no estaba en la música, sino en el vídeo. Es decir, en el cine y la televisión. La generación que creció viendo los videos de los 80s comenzaron a hacer películas y programas de televisión en los años 90, utilizando elementos estilísticos atrevidos de MTV ...la narrativa no lineal, efectos visuales fuertes y lo convirtieron en lo convencional en la televisión y en las películas de cine.

Si Jackson sólo hubiera sido un gran músico que también inventó el video musical, no habría importado tanto. Madonna, su única digna heredera, estaba casi tan dotada para comunicar una estética en la pantalla. La estética que Jackson comunicaba, sin embargo, era mucho más potente, liberadora y resonante en todo el mundo que la de ella. Era más poderoso que lo que comunicaban Elvis y Sinatra, también. Por lo tanto, toda esa cosa lo hace el "más influyente artista".

La música popular americana siempre ha sido acerca de desafiar los estereotipos y romper barreras. A lo largo del siglo, ya sea en Jazz, Rock o Hip-Hop, artistas blancos y negros mezclaron estilos, de manera implícita, y a menudo explícitamente, defendiendo la igualdad racial. La música popular siempre ha desafiado los roles sexuales, también. Los 40 artistas top, en especial, desde Little Richard y proto-feminista Leslie Gore, a David Bowie, Madonna y Lady Gaga han impulsado el progreso social doblando y rompiendo las reglas de género.

Jackson fue una figura trágica, y su trauma infantil bien documentado no ayudó. Pero su error fatal, y al mismo tiempo la fuente de su inmenso poder, era una visión romántica verdaderamente revolucionaria. No romántico a la manera cursi en que las empresas de tarjetas de felicitación y los floristas usan las palabras, en un sentido más antiguo, un sentido Byroniano de alguien que compromete toda su vida a un ideal creativo desafiando el orden social e incluso la ley natural. El ideal romántico de Jackson, lo aprendió de niño a los pies del fundador de Motown, Berry Gordy, inspirado en una visión de la Era de Acuario, del uso de la música pop para construir la armonía racial, sexual, generacional y religiosa. Su toque, sin embargo, fue extraordinario.

Él no sólo hizo arte para promover los valores igualitarios, literalmente, trató de encarnarlos. Cuando esa visión se convirtió en una obsesión, una adicción a la cirugía plástica standard del mundo del espectáculo se convirtió en algo infinitamente más ambicioso e infinitamente más oscuro. Jackson conscientemente trató de transformarse en una mezcla indeterminada de tipos humanos, en una especie de eterno archi-persona, mezclando blanco y negro, hombres y mujeres, adultos y niños. Sin embargo, no era una archi-persona. No era más que una persona normal, aunque fuera extremadamente talentoso, y el tiempo convierte en polvo a cada persona, no importa lo bien que canten. Décadas de arrojarse él mismo contra esta pared irrefutable, de hecho, lo devastaron, el cuerpo, luego el alma, y
​​finalmente lo destruyeron.

En su mejor momento creativo, sin embargo, casi parec
ía posible. Michael podría ser cualquier cosa que él quisiera; Diana Ross, un día, Peter Pan, el siguiente. Cada impresionante nota alta, cada paso de baile imposible y cada loco traje proyectan el mismo mensaje. No hay más barreras de raza, sexo, clase o edad, le dijo a su audiencia. Tú también puedes ser y hacer lo que quieras. Estamos limitados sólo por nuestra facultad de soñar. Un artista que puede hacerte creer esto, sentirlo, aunque sea por un momento, se presenta una vez en la vida. Tal vez. Si tienes suerte.

Cuando pasen los años y la historia sanearan su memoria, la leyenda de Jackson no hará sino crecer. Un día, además de ser el artista más influyente del siglo XX, bien puede derrocar a Elvis y convertirse en el más imitado también. Jackson, después de todo, sólo se murió hace un año. Elvis ha estado ausente desde 1977. Otras dos o tres décadas y Michael podría tener la mayor cantidad de imitadores desde Bangkok a Brasil.
Esperemos que no vayan demasiado lejos.



HAMPTON STEVENS is a writer based in Kansas City, Missouri. His work has appeared in The Atlantic, ESPN the Magazine, Playboy, Gawker, Maxim, and many more publications.

Artículo original aquí

Fuente:mjhideout.com
 

2 comentarios:

  1. Mejor artista y más influyente que Elvis

    ResponderEliminar
  2. Sin duda en mejor!! Yo creo que cada uno dejo su propio legado ahora nos toca a nosotr@s mantenerlo. Saludos :D.

    ResponderEliminar